nombre banner
nombre banner
nombre banner
nombre banner
nombre banner
nombre banner
Inicio > Secciones > Acción Sindical > Comunicación y Prensa > Opinión > Escuela 3.0, con religión y videojuegos, pero sin apoyos ni deberes

Escuela 3.0, con religión y videojuegos, pero sin apoyos ni deberes

Miercoles, 04 de Julio de 2018 15:23:05

Escuela 3.0, con religión y videojuegos, pero sin apoyos ni deberesEscuela 3.0, con religión y videojuegos, pero sin apoyos ni deberes

 

Emilio J. Armas Ramírez

 

Decía María Montesori que “Una prueba de lo acertado de la intervención educativa es la felicidad del niño”. Y no puedo estar más de acuerdo con ello. De ahí que no me muestre en desacuerdo con convenir unos parámetros que, a modo de orientación,  ayuden a establecer la cuota adecuada de trabajo que el alumnado deba realizar en casa y, por qué no, también en el centro educativo. En este sentido, toda actividad debe cumplir una serie de condiciones para que realmente pueda considerarse educativa. Desde contribuir al logro de las competencias de la etapa, hasta el fomento de valores sociales positivos, pasando por un uso equilibrado de medios audiovisuales y tecnológicos. Por poner un ejemplo, internet es, sin duda, una fuente de recursos interesante, sin embargo, cualquier trabajo carece totalmente de valor educativo si fuera realizado exclusivamente a partir de información recopilada en la red sin mayor proceso de elaboración como, por ejemplo, un trabajo de campo en el entorno del propio alumnado, una investigación en la biblioteca pública o la del propio centro educativo.

 

Del mismo modo, que un niño o adolescente practique actividades lúdicas, incluyendo pasar un rato con determinados videojuegos, puede ayudarle al logro de las competencias antes mencionadas de manera más grata sin que el esfuerzo que tenga que realizar le resulte tedioso. Esto es lo que cualquier buen docente trata de fomentar con determinadas actividades lúdicas y deportivas dentro y fuera del aula. Curiosamente, se ha llegado a criticar a algún centro por el alto número de salidas extraescolares que tiene el alumnado a lo largo del curso. ¡Como si sólo se pudiera aprender entre las cuatro paredes de un aula! Igualmente, se ha criticado, a mi juicio en exceso, el hecho de que el alumnado lleve algunos deberes para repasar en casa lo aprendido en clase, cuando en realidad, la mayoría de las veces se trata de actividades que buscan contrastar lo aprendido en clase con la propia experiencia vital del alumnado. El problema estriba en que, para ello, es necesario salir del cuarto de la Play Station y pasear un rato para, simplemente, reconocer algunos tipos de flores que hay en el parque del barrio, o algo similar y, claro está, quitarle la Play a un adolescente -también a muchos niños- puede ser tan difícil como apartar a un yonqui de la droga. De  ahí que a uno se le ericen los pelos cuando oye a la Consejera de Educación y al propio Presidente del Gobierno intentando justificar que los e-Sports entren en los centros educativos. No estamos hablando de “Aprender jugando con Pipo” u otros muchos videojuegos que, además de divertir, educan. Estamos hablando de ligas puramente competitivas, donde valores como el trabajo colaborativo o, incluso, la educación para la paz o la igualdad quedan en segundo o tercer plano. Si alguien tiene alguna duda no tiene más que entrar en el canal e-Sports de cualquier plataforma digital para que vea como gran parte de ellos tienen como objetivo principal la violencia per se. ¿Son éstos los valores que queremos fomentar en la escuela? ¿Es éste el modelo de sociedad que queremos para el futuro?

 

Por otro lado, aseverar que los e-Sports son una práctica muy extendida entre la infancia y la adolescencia y, por tanto, debemos introducirlos en la escuela para que el alumnado se sienta, así, más cerca de ella es una justificación tan peregrina como pretender acercarlos celebrando un macro-botellón en los institutos cada viernes por la tarde o permitir que los adolescentes fumen porros en el recreo. Luego podríamos impartir unas charlas para convencerles de lo dañino que dichas prácticas pueden llegar a ser para su salud, ¡y asunto arreglado!

 

Creo que, esta vez, la Sra. Soledad Monzón y el Sr. Clavijo han ido demasiado lejos. Si querían hacer algo valiente e innovador los jueves de cuatro a siete, podrían haber sacado la religión del currículo escolar y ponerla en esa franja horaria. También podrían potenciar, dentro y fuera del horario escolar, las áreas instrumentales, los idiomas o la práctica deportiva. Pero meter en la escuela algo tan peligroso como los e-Sports, es una auténtica irresponsabilidad, un atentado contra la salud de la infancia y la juventud y, por supuesto, también contra el futuro de la sociedad canaria. Por no hablar del desprecio que la ocurrencia supone hacia toda la comunidad educativa, que llevamos años pidiendo más recursos para la Educación Pública y lo único que recibimos son evasivas para no cumplir con la Ley Canaria de Educación en lo referente a financiación, ratios, plantillas y atención a las NEAE y que, ahora, observamos con perplejidad como para patrocinar el macro-negocio de las ligas de videojuegos sí aparecen partidas económicas importantes y dotación para los centros educativos.

 

Resulta evidente que para este gobierno, atender las necesidades del alumnado que presenta más dificultad en su proceso de aprendizaje no es una prioridad puesto que prefiere invertir en un nuevo ‘soma’. Por lo visto, fútbol y religión ya no bastan para mantener a las masas adormecidas y buscan un nuevo agente adictivo. Si además resulta ser muy lucrativo, mejor.

 

* Emilio J. Armas Ramírez es Profesor de Enseñanza Secundaria e integrante del Secretariado Nacional del STEC-IC.

 

Última actualización Jueves, 12 de Julio de 2018 21:55:52
Descargas relacionadas
COMENTARIOS DEL ARTÍCULO


   Acepto *  Términos legales

   Acepto recibir notificaciones de cambios y respuestas en los comentarios de esta noticia  Términos legales
Alejandra        (RESPONDER)
Viernes, 06 de Julio de 2018 10:34:08

y dale con la religión

En la parte de videojuegos puedo coincidir, en la de religión no. Salgan de la estrechez de miras y vean como la religión se incluye en los planes de estudio de los países europeos y nadie es por eso menos respetuoso con sus semejantes. Es una pena que todavía se identifique la clase de religión con el franquismo...¿Verdad que no se imparte la materia de historia en la actualidad del mismo modo que en 1950? pues con la religión en la escuela sucede lo mismo. Quítense de una vez lo prejuicios y respeten a las familias que voluntariamente eligen formarse en unos valores cívicos, democráticos, culturales y tolerantes. Cuando visiten una catedral, o el Museo del Prado es bueno que tengan unas nociones de iconografía religiosa mínimas o cuando lean El código da Vinci sepan diferenciar la realidad de la ficción. Solo un apunte más, en las recientes oposiciones de Lengua y Literatura dentro del temario oficial se estudia la Biblia. En filosofía se estudia a Platón, Socrates incluso la obra de San Agustín o de Tomás de Aquino (perdón algunos autores eran cristianos lo siento mucho si he herido la sensibilidad de los lectores ). Si la información( no la catequesis que no se da en el aula) debe reducirse al ámbito privado, estudien literatura o filosofía cada uno en sus casa segun las creencias familiares y quítenlas del curriculo vigente por favor.

Emilio J. Armas
Viernes, 06 de Julio de 2018 12:06:08

Los puntos sobre las íes

Hola Alejandra, no es estrechez de miras ni tampoco prejuicios, al menos no por mi parte. No tengo nada contra las creencias religiosas. En absoluto y no voy a darte más explicaciones al respecto porque no es el ámbito ni el medio. Simplemente quería dejártelo claro. Pero una cosa sí es más que evidente, y es que o avanzamos hacia una sociedad donde todas y todos tengamos los mismos derechos independientemente de nuestras convicciones políticas, religiosas o de cualquier otra índole o nunca dejaremos atrás el modelo de escuela del franquismo (por cierto, no he mencionado eso yo, lo has hecho tú). En mi opinión, que no es ni más ni menos válida que la tuya, priorizar una religión frente al resto no es propio de un estado que, según su constitución, es aconfesional. Es curioso que, precisamente aquellas/os que se llenan cada día la boca para obligar a una parte del pueblo a cumplir con lo que dice la constitución sean precisamente los que más justifican su flagrante vulneración en lo que al tema de la religión se refiere. En cuanto al aspecto cultural, que no niego ha existido y existe en la historia de todas las religiones, creo que tú misma te respondes. Si ya en Lengua y Literatura, en Historia o Filosofía, entre otras, se estudia La Biblia, San Agustín o Santo Tomás de Aquino, no es necesario que exista una asignatura de Religión para más de lo mismo. A no ser que la idea de esa asignatura sea la de adoctrinar, en cuyo caso debería estar fuera del currículo. Por cierto, sí que me han extrañado tus ejemplos pues, salvo los dos grandes clásicos, son todos de santos y textos católicos, obviando por ejemplo El Corán que es tan importante como la Biblia o a Buda que es tan importante, o más, que San Agutín o Santo Tomás. En fin, prefiero pensar que ha sido por despiste y no por prejuicio. En cualquier caso, recibe un cordial saludo y que la paz sea contigo. Y conste que esto último no te lo digo con sarcasmo sino porque verdaderamente te lo deseo de corazón.

Alejandra Martín       (RESPONDER)
Miercoles, 04 de Julio de 2018 16:30:27

No se puede decir más claro

Se puede decir más alto pero no más claro. Estoy totalmente de acuerdo con Emilio. Mi más sincera enhorabuena

Emilio J. Armas
Jueves, 05 de Julio de 2018 10:27:21

Seguiremos defendiendo La Pública

Gracias por tus palabras Alejandra. Esperemos que la opinión pública se empiece a posicionar con sensatez y no se deje convencer, una vez más, por los desvaríos de un gobierno cada día más alejado de la realidad que se vive en la sociedad canaria y, más concretamente, en los centros educativos. Sin ir más lejos, acaban de anunciar que el próximo verano no habrá comedores para el alumnado de familias con dificultades económicas a menos que los ayuntamientos se hagan cargo de ellos. Es decir, sí hay dinero para e-Sports los jueves por la tarde pero no para dar una comida al día a niños y niñas durante el verano. ¡Es una vergüenza! Por nuestra parte, seguiremos exigiendo más medios y condiciones dignas para la educación pública y denunciando cualquier intento por convertirla en un negocio, que es lo que este gobierno pretende.

Alquiler pisos docentes_New_Verde Claro
Intercambio destinos
Licencias y Permisos_New_Verde_Claro
Banner_Bajas_New_Verde_Claro
Cálculo Sexenios_New_Verde_Claro
Nombramientos_New_Verde_Claro
Escuela Canaria
Preparación Oposiciones
Temarios MAD 2018
Jueves de Lucha
Agenda Digital 2018-2019
Tablón alquiler de pisos
40 Aniversario del STEC-IC

Galerías vídeos Ver más

¡Jueves de Lucha! Los centros educativos se movilizan
Son tiempos de cambio. Juntos, serán mejores tiempos
El STEC-IC defiende la Educación Pública en la Televisión canaria
¡A por las 18 horas lectivas!
Suscripción a Boletines Informativos STEC-IC

Galerías fotos Ver más

Ocupación Inspección Educativa
Calendario Mujer 2018
Contacta con el STEC-IC
Nueva sede del STEC-IC en Gran Canaria
NOTICIAS DESTACADAS
SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES
© STEC-IC

Designed & developed by Cloud-Solution